Phone

5550385815

Correo Electrónico

info@ammcann.org

Horario de atención

Lun - Vie: 9am - 5pm

¿Que es el CBD?
El CBD es cannabidiol. Es el segundo más frecuente de los ingredientes activos de la planta de cannabis. Si bien el CBD es un componente de cannabis (uno de cientos), por sí mismo no causa un efecto psicotrópico. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, “El CBD no exhibe efectos indicativos de ningún potencial de abuso o dependencia”… Hasta la fecha, no hay evidencia de problemas relacionados con la salud pública asociados con el uso de CBD puro”.

¿Como están usando el CBD dentro de la medicina?
El CBD ha sido promocionado para una amplia variedad de problemas de salud, pero la evidencia científica más sólida es su efectividad en el tratamiento de algunos de los síndromes de epilepsia, como el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut (LGS), que generalmente no responden a anti-convulsivos. En numerosos estudios, el CBD fue capaz de reducir el número de convulsiones y, en algunos casos, fue capaz de detenerlas por completo. Recientemente, la FDA aprobó el primer medicamento derivado del cannabis para estas afecciones, Epidiolex, que contiene CBD.

El aceite de CBD contiene CBD mezclado con un aceite portador inerte o un vehículo, como el aceite de coco o el aceite de semilla de cáñamo. El aceite embotellado, llamado tintura, se vende en varias concentraciones. También hay cápsulas de CBD, gomitas de CBD y aerosoles de CBD que se aplican por debajo de la lengua.

El CBD se usa comúnmente para abordar la ansiedad y se emplea para los pacientes que sufren de insomnio. De acuerdo a casos clínicos, los estudios sugieren que el CBD puede ayudar tanto a conciliar el sueño como a permanecer dormido. A diferencia del THC, el CBD tiene una afinidad relativamente baja de los receptores CB1 y CB2 en el cerebro. Estas son las moléculas a las que se une el THC para provocar sus efectos psicoactivos. En cambio, se cree que el CBD influye otros receptores, incluidos los receptores opioides que regulan el dolor y los receptores de glicina involucrados en la regulación de serotonina que es la hormona que nos hace sentir bien.

De acuerdo a ensayos clínicos realizados recientemente, se ha determinado que el aceite de CBD puede tratar una amplia variedad de problemas de salud, incluyendo: acné, anorexia, ansiedad, dolor crónico, depresión, adicciones, epilepsia, glaucoma, presión arterial alta, insomnio, espasmos musculares, y convulsiones, entre otros. El CBD puede ofrecer una opción terapeútica para tratar diferentes tipos de dolor crónico. Un estudio del European Journal of Pain mostró que, de acuerdo a estudios clínicos, el CBD aplicado en la piel podría ayudar a reducir el dolor y la inflamación causada por la artritis. Otro estudio demostró el mecanismo por el cual el CBD inhibe el dolor inflamatorio y neuropático; dos de los tipos de dolor crónico más difíciles de tratar.

¿El aceite de CBD y el aceite de cáñamo son lo mismo?
No necesariamente. Aunque algunas personas usan los términos como sinónimos, también pueden referirse al aceite de semilla de cáñamo, que se utiliza principalmente para cocinar, para la producción de alimentos y para elaboración de productos para el cuidado de la piel. El aceite de CBD está hecho de las hojas, tallos, cogollos y flores de la planta de Cannabis Indica o Cannabis Sativa y debe contener menos del 0.3% de THC. El aceite de cáñamo se extrae de la semilla y no contiene TCH.

El aceite de CBD también tiene una modalidad que se conoce como aceite de espectro completo o en forma que contienen aislados de CBD. A diferencia de los aislados, que solo contienen CBD, los aceites de espectro completo contienen una variedad de compuestos que se encuentran naturalmente en la planta de cannabis, incluidas proteínas, flavonoides, terpenos y clorofila. Segun estudios, dichos compuestos también ofrecen beneficios para la salud. Mientras que los de espectro amplio únicamente incluyen CBD, sin trazos considerables de THC o Δ-9-Tetrahidrocannabinol, como se le conoce químicamente hablando.

Contraindicaciones
Dado que algunos aceites de CBD contienen trazos de THC, es recomendable evitar conducir o usar maquinaria pesada al tomar aceite de CBD, particularmente al comenzar un tratamiento por primera vez o al usar una nueva marca. El aceite de CBD puede interactuar con ciertos medicamentos, incluidos algunos utilizados para tratar la epilepsia. El CBD inhibe una enzima llamada citocromo P450 (CYP450), que metaboliza ciertos fármacos. Al interferir con CYP450, el CBD puede aumentar la toxicidad o disminuir la eficacia de estos fármacos. Por esto siempre es recomendable hablar con se médico acerca de un tratamiento con CBD.

De acuerdo a un estudio que se realizó en el 2017 en el Journal of the American Medical Association, solo el 30.95% de los productos de CBD vendidos en línea han sido etiquetados correctamente. La mayoría contenía menos CBD de lo anunciado, mientras que el 21.43% tenía cantidades significativas de THC. * Estudio realizado en el 2020.

Conclusión
Son muchos los estudios clínicos que evidencian los principios activos y beneficios del cannabidiol y que tratan de revelar sus nuevas propiedades medicinales —curativas o paliativas— de estos cannabinoides en distintas enfermedades. La efectividad del uso de CBD ha sido analizada en ensayos clínicos, mostrando potencial medicinal en muchas y muy diversas patologías como dolor crónico, fibromialgia, enfermedades inflamatorias autoinmunes, intestinales y cutáneas, cáncer, ansiedad, estrés y depresión, trastornos neurológicos y neuro-psiquiátricos, síndrome metabólico y desórdenes cardiovasculares, entre otros.

Fuente: Harvard Medical School



Recommended Articles

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *