Phone

5550385815

Correo Electrónico

info@ammcann.org

Horario de atención

Lun - Vie: 9am - 5pm

Últimamente se han realizado estudios de cómo el CBD, uno de tantos cannabinoides que se extraen de la planta de cannabis, puede ayudar a combatir diferentes tipos de adicciones como es el tabaquismo o dependencia a otras sustancias.

Entre los compuestos encontrados para modular, el THC ha sido ampliamente estudiado desde su descubrimiento en la década de 1960 como el componente principal del extracto de cannabis.

Se ha demostrado que el cannabidiol (CBD), el segundo componente más abundante del cannabis, tiene propiedades ansiolíticas, antipsicóticas, antipsicóticas, antidepresivas y neuroprotectoras. El CBD actúa como un agonista inverso débil sobre los receptores CB1, estimulando el TRVP1 y alterando la hidrólisis al inhibir la hidrolasa de amina de ácidos grasos. Se ha demostrado que el CBD regula la respuesta al estrés y los comportamientos compulsivos. En conjunto, el CBD se ha asociado con muchos circuitos neuronales involucrados en la adquisición de adicción y los comportamientos posteriores de búsqueda de sustancias, lo que lo convierte en un candidato farmacológico interesante para tratar los trastornos por uso de las mismas.

En los últimos años, varios investigadores han estudiado los efectos del CBD en la salud física y mental, y un número creciente se ha centrado en los efectos del CBD en la adicción.

Se han mostrado efectos positivos del CBD en los comportamientos adictivos relacionados con los opioides. Se realizaron estudios sobre las tres fases de la adicción a los opioides. Utilizando el paradigma de la auto-estimulación intracraneal (ICSS) (un método de condicionamiento operante en el que hay estimulación directa de las áreas del cerebro por medios eléctricos o químicos y es gratificante). Se han examinado los efectos del CBD en la función de recompensa cerebral de la morfina.

En general, se encontró que el CBD tiene un impacto en la fase de intoxicación y recaída de la adicción a los opioides. Los datos sobre su efecto durante la fase de retirada siguen siendo contradictorios y varían en función de la coadministración de otros cannabinoides como el THC.

¿Cuáles son los efectos del CBD en las conductas psico-estimulantes-adictivas? El CBD no parece tener un impacto en el efecto gratificante de los estimulantes, pero un estudio sugiere que puede influir en los comportamientos adictivos durante la fase de recaída.

Se ha mostrado que existen efectos del CBD sobre las conductas adictivas relacionadas con el cannabis. En combinación, dosis bajas de CBD (1, 10 mg/kg) revirtieron la aversión. En general, los datos preliminares sugieren un posible impacto beneficioso del CBD en el efecto de refuerzo del cannabis, mientras que un estudio clínico ha mostrado resultados positivos para un paciente tratado con CBD durante la fase de abstinencia y recaída de la dependencia del cannabis.

También hay datos que sugieren que el CBD pudiera tener un impacto sobre las conductas adictivas relacionadas con el tabaco. Solo un estudio analizó el impacto del CBD en la adicción al tabaco. Se analizó el impacto del CBD en la adicción a la nicotina mediante la realización de un estudio aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo en 24 fumadores que deseaban dejar de fumar. Dos grupos recibieron un inhalador de CBD (400 μg / inhalación) o un inhalador placebo. Se les dijo que usaran el inhalador cada vez que sintieran la necesidad de fumar y que evaluaran el uso diario de cigarrillos e inhaladores, y que controlaran su antojo una vez al día durante 1 semana. Los antojos se midieron al inicio y al final de la semana. Se organizó un seguimiento de 2 semanas para evaluar el uso de cigarrillos. Los resultados mostraron una reducción significativa en el número de cigarrillos fumados (≈40%) en el grupo de inhaladores de CBD durante la semana de tratamiento, con una tendencia que indica una reducción después del seguimiento. Ambos grupos también mostraron una reducción en los antojos entre el día 1 y el día 7.

También se han estudiado los efectos del CBD en el comportamiento adictivo al alcohol. Solo se extrajo el impacto del CBD durante la fase de intoxicación. Se evaluaron los efectos del CBD sobre el consumo agudo de alcohol en 10 voluntarios sanos en un estudio aleatorizado, doble ciego, cruzado, y al probar la respuesta subjetiva después de la administración de alcohol (1 g / kg) y CBD (200 mg) solo o en combinación se vio que no hubo diferencias en los sentimientos de sentirse “borracho”, en los grupos de alcohol solo y alcohol más CBD. El pretratamiento con CBD produjo una disminución en el nivel de alcohol en la sangre.

De acuerdo a un estudio, se evaluaron los efectos del CBD en las últimas fases de adicción, y hubo beneficios para la fase de abstinencia y tal vez incluso para la fase de recaída. Teniendo en cuenta estos resultados, la evidencia sugiere que el CBD tiene un impacto beneficioso en las fases de intoxicación, abstinencia y recaída de la adicción al cannabis en humanos es, por lo tanto, preliminar en el mejor de los casos, aunque intrigante dada la falta de opciones farmacológicas para estas afecciones.

En el caso de la adicción al tabaco, el CBD puede tener un efecto terapéutico al reducir el número de cigarrillos consumidos por los usuarios que todavía fuman activamente.

Como se mencionó anteriormente, el CBD ejerce sus efectos a través de varios mecanismos neuronales relevantes para los trastornos adictivos. Se ha sugerido que su acción sobre el ECBS, el Sistema Cannabinoide Endógeno (SCE) como un agonista inverso débil en el receptor CB1 y desempeña un papel en el trastorno por uso de sustancias, pero también están involucrados otros mecanismos. Esto sugiere un impacto a largo plazo en los mecanismos neuronales relevantes para la recaída de opioides. Además, el hecho de que el CBD inhiba la re-captación e hidrólisis de la AEA podría explicar algunos de sus efectos potenciales sobre el síndrome de abstinencia de cannabis y otros procesos adictivos.

Otro mecanismo potencial por el cual el CBD podría ejercer sus efectos sobre las sustancias de abuso es modulando sus propiedades farmacocinéticas.

Si bien el CBD parece tener efectos directos sobre los comportamientos adictivos, su potencial terapéutico también podría verse mejorado por varias propiedades que contribuyen indirectamente a los trastornos adictivos. Por ejemplo, sus propiedades ansiolíticas son bien conocidas a dosis de 300-600mg y el CBD parece tener efectos antidepresivos y anticonvulsivos. Se ha investigado su impacto sobre el dolor, especialmente en combinación con THC en el tratamiento con Sativex para el dolor crónico y es relevante ya que el dolor crónico puede inducir o perpetuar el abuso de drogas.

El CBD es un cannabinoide exógeno que actúa sobre varios sistemas de neurotransmisión implicados en la adicción. Los estudios en animales han demostrado los posibles efectos del CBD en la adicción a los opioides y psico-estimulantes, mientras que los estudios en humanos presentaron algunas pruebas preliminares de un impacto beneficioso del CBD en la dependencia del cannabis y el tabaco.

El CBD tiene varias propiedades terapéuticas por sí solas que podrían ser indirectamente útiles en el tratamiento de los trastornos de adicción, como su efecto protector sobre la vulnerabilidad al estrés y la neurotoxicidad.

FUENTE: US National Library of Medicine, National Institutes of Health

Recommended Articles